Caballo de rejoneador, 2019 y algo más


Hoy, los servicios de almacenamiento en la nube me han recordado un par de fotos tomadas hace unos años.

La primera de ellas la tomé en el 2019. Muestra el paisaje que recibe al peregrino a su llegada desde Monte do Gozo en la entrada norte de la ciudad. Siempre, desde el mismo momento en que encuadraba, me evoca al caballo de un rejoneador y no puedo evitar pensar en cómo se torea al peregrino en la Ciudad Santa.

La segunda foto tiene dos años, data de 2022 y recuerdo perfectamente lo impactado que quedé. Tengamos sentidiño en la carretera para evitar amanecer subidos a una rotonda y empotrados contra un matorral.

Comentarios